TRABAJA SONORA EN ACCIONES CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Por

en

Hermosillo. El cambio climático es un hecho real demostrado, en el cual muchos países trabajan para realizar acciones que permitan reducir sus efectos.

En el caso del estado de Sonora, el gobierno de Claudia Pavlovich Arellano ha girado instrucciones para que dentro del Plan Estatal de Desarrollo se trabaje en una ley contra el cambio climático y se realicen acciones que ayuden a reducir el calentamiento global, dentro de la entidad, que ayuden al medio ambiente.

Luis Carlos Romo Salazar, comisionado de Ecología y Desarrollo Sustentable del estado de Sonora (CEDES), expuso diferentes acciones que se realizan desde hace ya un tiempo para atender el tema del cambio climático.

 

—¿Qué sucede en Sonora, en cuanto a cambio climático?

—Sonora es uno de los estados que tiene impactos más fuertes, especialmente por las condiciones climáticas. Aquí, las temperaturas han subido más de un grado en relación a las que se tenían antes. A lo mejor un grado no parece mucho; pero los picos que provocan en el verano esos cambios en el clima son los que más afectan, con los golpes de calor especialmente, a la población más desprotegida, como niños y adultos mayores, así como también a la población de menos recursos. Adicionalmente, estamos viendo que los cambios climáticos nos traen también los monzones, lluvias y provocan inundaciones, fenómenos más fuertes, como ciclones y tormentas tropicales, que son un peligro latente.

Por eso, debemos apoyar iniciativas que nos ayuden a mitigar los efectos del cambio climático. Estamos trabajando por el eso con el Gobierno Federal y con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático.

 

—¿Qué proyectos tiene el Gobierno del estado contra el cambio climático?

—Instalamos la Comisión Intersecretarial contra el Cambio Climático, donde participan todas las entidades de Gobierno que tienen programas y actividades relacionadas con ese tema. Los proyectos son de infraestructura verde, donde lo que se trata es de retener las avenidas de agua cuando hay lluvia para aprovechar que se infiltre el agua en el subsuelo y además usarla para áreas reforestadas y regar.

De la misma forma, también se trabaja en el tema de eficiencia energética, aislando todos los edificios que el Gobierno tiene a su cargo, pero también apoyados en que la iniciativa privada y cámaras empresariales implementen en sus proyectos de construcción las normatividades que ayuden a incorporar esas tecnologías de eficiencia energética; infraestructura verde y otras más que tienen qué ver con la calidad de vida de todos los sonorenses.

Por ejemplo, a la hora de planear nuevas obras de infraestructura, se tienen que tomar en cuenta esos efectos en el medio ambiente y de las poblaciones que viven alrededor. Todas esas iniciativas se están midiendo dentro del Comité Intersecretarial de Cambio Climático. Ese es uno de los trabajos que la gobernadora nos solicitó a las autoridades del medio ambiente para incorporarlas en la Plan Estatal de Desarrollo y, de la misma forma, como parte del trabajo de la Comisión Intersecretarial de Cambio Climático, nos dimos a la tarea de trabajar en la Ley Estatal de Cambio Climático, la cual ya está lista para que en el Pleno del Congreso sea ya votada y entre en vigor.

Esperamos que en octubre se presente en el Congreso y así cumplir con otro de los compromisos que nos instó la gobernadora, como una iniciativa que tiene que cumplir el estado de Sonora en la Ley General de Cambio Climático.

 

Y, en el caso de los municipios, ¿cuáles sí están ya más avanzados en ese tema?

—Han estado muy interesados en el tema. Hemos hecho talleres; pero los más adelantados son Hermosillo y Nogales, que ya tienen sus manuales de infraestructura verde y están a punto de presentarlos a sus cabildos para que se conviertan en norma de construcción. Eso quiere decir que tanto la obra pública como privada tendrán que incorporar esos conceptos de técnica de infraestructura verde cada vez que se haga obra o desarrollo.

El principal concepto de infraestructura verde es el manejo del agua de lluvia y cómo aprovecharla para irrigar las reforestaciones de las ciudades. Esto implica también menos desgaste de los concretos y pavimentos al evitar que esté circulando por las calles el agua de la lluvia. También ayuda a reducir las temperaturas, porque al tener más agua para irrigar las áreas verdes mejora las temperaturas, a través de microclimas, lo cual es algo de lo que las ciudades adolecen por la falta de agua. Todo esto por lo cual estamos trabajando —como estado— hará que poco a poco se vayan dando esos cambios y, obviamente, incidirá en mejorar las condiciones en la calidad de vida de los sonorenses.

 

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios