ROBAN 6,100 TONELADAS DE CAMARÓN AL AÑO: COSAES

Por

en


Hermosillo.- Los acuacultores sonorenses estiman que es robada el 10% de la producción anual de camarón cultivado en granja.

El Comité de Sanidad Acuícola del Estado de Sonora (COSAES), presidido por Miguel Ángel Castro Cosío, informa que la acuacultura en la entidad mantiene más de 26 mil hectáreas abiertas al cultivo, con una producción anual de 61 mil 500 toneladas que tienen un valor de mercado de 6 mil 930 millones de pesos, una infraestructura con un costo de seis mil 500 millones de pesos que genera 6 mil 654 empleos directos y 9 mil 760 indirectos.

Entonces, si mil de cada 10 mil toneladas de camarón producidas son hurtadas, se tiene que anualmente estas pérdidas ascienden a 6 mil 100 toneladas.

Esta última cifra se traduce en 6.1 millones de kilos que se venden de manera ilegal en las calles y establecimientos, y generan un ganancia en el mercado negro de 732 millones de pesos.

 

El presidente de COSAES dijo en entrevista para Última Palabra que las pérdidas de camarón se dan en robo "hormiga", de 20, 50 y hasta 200 kilogramos por noche.

El resguardo de los estanques, señala el presidente Castro Cosío, es casi imposible debido a que algunos acuacultores poseen hasta dos mil hectáreas de cultivos camaronícolas.

El daño económico a productores se magnifica, dice el líder de los acuacultores sonorenses, porque los ladrones incrementan su actividad delincuencial los meses posteriores a mayo cuando el camarón presenta su mejor talla y peso.

 

"En estos meses, el producto alcanza un peso de diez a doce gramos, que es cuando ya se vende puede vender en tiendas y comercializar; el daño mayor es cuando los ladrones eligen robar en los estanques donde se tiene el camarón que alcanza un peso de 30 gramos", acusó.

Todavía peor. Si bien el robo del producto representa una gran pérdida para los acuacultores, el riesgo se incrementa cuando los hampones utilizan atarrayas que contaminan los estanques.

Un comunicado de la COSAES explica este riesgo: "El robo de camarón trae consigo riesgos a la integridad de los productores y a la salud de los consumidores porque los ladrones desconocen los protocolos de sanidad e inocuidad para el alimento".

Y añade: "De nada sirve que el productor se esmere en la sanidad de los animales si quienes lo hurta, atraviesan drenes o usan artes de pesca contaminados, con pérdidas económicas y de salud como consecuencia".

Paralelo al daño en la granjas camaronícolas, existen los riesgos a la salud en la población que consume -sin saberlo- estos crustáceos que provienen del mercado negro, colectados y transportados en condiciones insalubres.  

Los productores demandan a las autoridades legislativas a que eleven la acuacultura a rango de producción primaria y, de esta manera, el ladrón de camarones y otras especies cultivadas sea castigado con mayor rigor, así como a quienes le compren el producto robado.

 

Solicitan que el robo de camarón sea equiparable al abigeato y haya una reparación del daño para los productores.

 

Asimismo piden que se reforme el artículo 308 del Código Penal sonorense para establecer penas de entre seis y 12 años de cárcel a quien robe camarón u otras especies acuícola.

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios