HAY INCERTIDUMBRE POR DESAPARECIDOS EN SONORA

Por

en

Hermosillo. Sonora acumula mil 731 personas desparecidas en el último decenio y pese a que va en aumento los casos de desaparición en la entidad, las autoridades enmudecen ante las incuantificables denuncias públicas de los familiares de las víctimas.

El Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) indica que en Sonora se mantiene la búsqueda de mil 731 individuos sin localizar en el periodo de 2007 al 31 de enero de 2018.

Las cifras presentan el total de registros de personas relacionadas con averiguaciones previas, carpetas de investigación o actas circunstanciadas del fuero común que permanecen sin localizar.

La entidad se ubica en el noveno lugar nacional de personas desaparecidas, después de Tamaulipas que suma cinco mil 989 extraviados; Estado de México con tres mil 834; Jalisco con tres mil 60; Sinaloa, dos mil 783; y Nuevo León con dos mil 636.

En el sexto puesto se encuentra Chihuahua con dos mil 175 extraviados; le sigue Puebla donde se contabilizan mil 852 sin localizar; Coahuila tiene mil 750; Sonora, mil 731 y Guerrero mil 439.

En una investigación realizada para analizar estos casos de desaparición forzada se encontró que los familiares de las víctimas han buscado desde los hospitales hasta las penitenciarias y anfiteatros, incluso han consultado hasta espiritistas y curanderos porque el silencio de las autoridades no les disipa la incertidumbre.

El primero de los casos, es el del joven Carlos Romero, de 20 años, quien es buscado por su padre desde el 30 de diciembre anterior y hasta el momento lo único que ha conseguido saber es la deficiencia de la policía para búsqueda de su hijo.

 

"Pues, yo he tenido más pistas con la gente que adivinan el futuro y, sinceramente, con la policía ya no volví; recorrí a estas personas porque uno por un hijo tiene que recurrir a lo que sea", admitió.

También está la denuncia de desaparición del "Güero", José Luis Medina Vázquez, quien se encuentras sin localizar el pasado 6 de marzo. Lo busca su madre Martha Alicia y su pareja sentimental Reyna Arvayo. La última vez que lo vieron fue en su centro de trabajo en el kilómetro 10.5 de la carretera a La Colorada y aún no se sabe nada de él.

"Las autoridades nos han dicho que tienen muchos casos y que éste (el del Güero) no es el único. Nos dijeron que hablarían cuando tuvieran noticias y hasta ahora esa llamada no ha llegado", relata la señora Martha, madre del desaparecido  

El tercero de los testimonios, lo ofrece Yolanda Romero, quien reporta la pérdida de Carlos Fabián López Romero, quien fue sustraído por una camioneta blanca sin placas de la Policía Estatal Investigadora (PEI), la cual era escoltada por la patrulla oficial 244.

Las autoridades dicen a los familiares que están consultando las cámaras de seguridad para corroborar la denuncia, pero en este último sencillo trámite burocrática ya van cumplir un mes el próximo 5 de abril. 

"No está en ningún lugar, ni en las cárceles ni hospitales; lo busqué por todos lados. Lo único que res por hacer es recuperar ese video de una cámara que registró cuando la policía estatal se lo llevó", puntualiza.

A esta serie de injusticias documentadas, se añade el caso de Sergio Eduardo Araujo Millanes, de 22 años, quien el pasado 13 de diciembre fue detenido y llevado a las celdas de la policía cajemense de donde desapareció inexplicablemente.

En la investigación realizada por periódico "El Tiempo", de Medios Obson, se documentó que a Sergio Eduardo lo detuvo la policía municipal junto a su hermano menor, Jesús Manuel de 14 años, las primeras horas del miércoles 13 de diciembre.

Los arrestaron en la intersección de las calles 6 de abril y Tehuantepec, en la colonia Hidalgo, muy cerca del hogar familiar su casa. Los subieron a una patrulla para luego bajarlos. Luego los volvieron a subir a otras dos unidades policiacas más hasta que fueron recluidos.

El menor fue liberado a tres de la tarde de ese 13 de diciembre, mientras que Sergio Eduardo nació para la lista estatal de personas desparecidas.

La regidora Sandra Montes de Oca, presidenta de la Comisión de Seguridad Pública, adelantó que el desaparecido podría haber sido torturado hasta ocasionarle la muerte.

Los documentos oficiales exhibidos por la policía municipal, los cuales podrían ser apócrifos según la investigación de la edil, indican que Sergio Eduardo fue puesto en libertad después de cumplir algunas horas de trabajo comunitario.

No obstante, la prueba máxima que debe ofrecer la jefatura  de policía es el video de la cámara de vigilancia donde el joven abandonó las instalaciones, en caso de que exista ese material. La investigación continúa.   

"La incertidumbre es más fuerte que el dolor", expresó Mirna Nereyda Medina, líder de Las Rastreadoras de El Fuerte, al relatar la larga agonía de tres años de buscar a su hijo Roberto, "levantado" en una gasolinera de El Fuerte, Sinaloa, la tarde del 15 de julio de 2014, y en julio del año pasado lo encontró descuartizado.

Las rastreadoras denunciaron en febrero de este año que en la región sur de Sonora existen más de dos mil personas desaparecidas, según las denuncias que tienen registradas.  

 

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios