LOS YAQUIS IMPONEN SU LEY: DUPLICAN COBROS POR CONSTRUIR EN CARRETERA: IP

Por

en

“Si no pagas lo que la tribu yaqui te impone, simplemente no te dejan trabajar”, denuncian empresarios de Sonora, quienes deben de pagar el doble y a fuerzas, por los servicios de fletes y pipas para la construcción de la carretera Internacional en el territorio de la etnia, de lo contrario no entran a esa zona.

“Da muchísimo coraje la forma en que trabaja esta gente en territorio yaqui, nosotros estamos construyendo en un tramo y son abusos los que cometen arropados por sus Usos y Costumbres”, lamentó un constructor que por temor a represalias pidió a Medios Obson omitir su nombre.

Señaló que los indígenas imponen su ley, justificando que es tierra de ellos, y no dejan que ingrese ninguna maquinaria, obligando a utilizar sus servicios, los cuales son hasta un 100 por ciento más caro, como es el caso de las pipas para el acarreo del agua, que la tarifa oficial es de 2 mil 500 pesos el día y los yaquis la cobran al doble en 5 mil pesos.

“Los fleteros de la etnia no te dejan meter ningún camión que no sea de ellos, ósea no hay sindicato, ellos son el sindicato, y aparte te cobran a fuerzas el 10 por ciento adicional de la tarifa oficial de ley en todos los servicios, si quieres, si no, no mueves un pedazo de nada”, afirmó el empresario.

Dijo que el gobierno sabe del problema pero no puede meterse, porque argumentan que son sus usos y costumbres.

“A mí en lo particular lo que me molesta, es cuando uno va a su territorio y ves placas con la banderita de México que son de los Yaquis y las ves aquí en Obregón y dices bueno aquí no es territorio yaqui, porque no ponen la placa oficial de ley como debe ser”, exigió el afectado.

Otro problema, agregó, es la retención de maquinaria que la colocan en su corralón y cobran cantidades estratosféricas por piso y que nadie lo regula.

“Es un abuso, porque la ley es muy clara, ¿por qué cobran más caro que lo que marca la ley?, y todavía hay un trasfondo que ellos no ven, el beneficio de la carretera que va a pasar por ahí también será para ellos y no les importa”, indicó.

 

 

 

ES UN DERECHO DE LOS YAQUIS: VOCERO

Mario Luna Romero, vocero de la Tribu Yaqui, dijo que es un problema añejo, que “es una estira y afloja” entre los que se dedican al transporte de carga y volteo y los empresarios, además de que caen en ilegalidad ambas partes, ya que no pagan el agua que utilizan en la obra de la Cuatro Carriles.

“Es un gremio que nació aquí como una cooperativa, son propietarios de varias unidades, no hay una exclusividad, pero si hay una prioridad para ello; ellos se limitan a trabajar en el área yaqui, en ese sentido de alguna manera hay una equidad, porque ni ellos intervienen en otras partes, no compiten con los demás transportistas y se tienen que aguantar hasta que haya empleo en la comunidad, así es como trabajan las dos cooperativas que están en territorio yaqui”, aclaró el líder. 

Afirmó que hay una inercia entre los empresarios, tanto agricultores como de las constructoras, de acaparar o tener el monopolio de todo el trabajo.

“Los agricultores, por ejemplo, ellos compran sus propias máquinas, sus tráiler y sus dompes para acarrear sus productos, pero hay un gremio que se dedica únicamente a eso, entonces ellos se sienten desplazados, igual los constructores ya traen sus pipas, sus dompes, ya traen todo, y no se genera ninguna derrama económica real en la región que no sea el de chofer”, dijo.

Explicó que los transportistas y los constructores se tienen que ver obligados de alguna manera a negociar y es eso lo que ellos llaman un sobreprecio, porque para que puedan entrar, obviamente al ser externos, tienen que tener una cuota de participación adicional.

Las tarifas son iguales, aseguró, ya que hay una tarifa única para todo el Estado, pero se va arriba cuando los empresarios quieren entrar a trabajar y es por ellos que se les impone una tarifa de cooperación adicional cuando quieren las constructoras traer sus máquinas.

Descartó que los cobros de los servicio se inflen e incluso se dupliquen como argumentan los constructores.

“Lo que pasa aquí es que ellos algo que no dicen es que prácticamente no les están cobrando el agua, que está mal, porque ahí están incurriendo en un delito ambos, tanto las cooperativas como las constructoras, porque no hay un servicio regularizado de ese uso que se le está haciendo al agua”, explicó.

Por ejemplo, agregó, agarran agua del canal de riego, que es exclusiva para los riegos y la están utilizando para la construcción de la carretera, lo que está fuera de cualquier norma.

“No hay supervisión y están usando un agua que no están pagando realmente ni a la Comisión Nacional del Agua (Conagua0, ni a los Distritos de Riego, ese realmente es el acuerdo que existe entre ambas partes”, aclaró el yaqui.

 

 

 

 

LOS YAQUIS TIENEN SUS REGLAS: SCT

Javier Hernández Armenta, delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), señaló estar enterado de los cobros extras que imponen los transportistas de la Tribu Yaqui a empresarios de la construcción que trabajan en la carretera internacional, a lo que dijo son parte de las reglas de sus Usos y Costumbres.

“Claro que estamos enterados de lo que ocurre en territorio yaqui entre los constructores y los fleteros, pero aquí tenemos que acatar lo que son sus Usos y Costumbres, y que ellos tienen ciertas reglas, y nosotros no podemos actuar, porque son negociaciones entre particulares, entre empresarios y yaquis”, indicó el funcionario federal.

Aunque reconoció que cuando un particular o grupo comunal deja pasar por sus terrenos, los cobros los ven como un beneficio propio para ellos, pero no como un bien colectivo.   

“Nosotros estamos al tanto de lo que argumentan los empresarios en torno a los cobros de los transportistas yaquis, pero tienen que hacer sus propias negociaciones, ya que ellos (la etnia) impone otros usos, otras costumbres”, concluyó el delegado.    

 

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios