EL REGRESO DEL 'PADRÉS-SISMO' 

Por

en

Hermosillo. La excarcelación de Guillermo Padrés Elías, el otrora gobernador sonorense, reconfigura los espacios de poder político en la entidad.

De inicio, el Partido Acción Nacional, al que pertenecía el exmandatario, fue relegado al tercer lugar como fuerza política en la entidad tras las elecciones del pasado 1 de julio al obtener sólo nueve alcaldías para su causa y ninguna diputación local por la vía de la elección popular.

Con el regreso de Padrés al escenario político, tiene las puertas abiertas en Acción Nacional porque su excolaborador y exsecretario de Seguridad Pública estatal, Ernesto Munro, se convirtió dirigente de ese partido el 9 de diciembre anterior.

Es de recordar que Munro sugirió una “operación” para reunir los más de 140 millones de pesos que eran necesarios para liberar bajo fianza al exgobernador sonorense y su exjefe, Guillermo Padrés.

“Me imagino que entre muchas personas habremos de ayudarlo; todos los que somos sus amigos estaríamos dispuestos ayudarlo, porque no tiene esa cantidad y las propiedades que posee están aseguradas, por lo tanto no las puede poner en garantía. Está en una situación difícil, va a tener que hacerse una operación de esa naturaleza”, concedió el líder partidista.

El único impedimento de Padrés para regresar al PAN es que el 9 de agosto pasado, la Comisión Anticorrupción del partido, a cargo de Luis Felipe Bravo Mena, le retiró su militancia luego de la investigación que le siguieron por la comisión de presuntos actos de corrupción.

Dicha Comisión decidió retirarle los derechos partidistas y no expulsarlo, como lo explica un comunicado oficial de este instituto político.

Paralelamente a la resolución albiazul, Padrés enfrenta hasta estos días los cargos federales de enriquecimiento ilícito, peculado, uso indebido de atribuciones y facultades, además de ejercicio abusivo de funciones, tráfico de influencias, falsedad de declaraciones, incumplimiento de deber legal, ejercicio indebido del servicio público, falsificación de documentos y operación con recursos de procedencia ilícita.

La salida de Padrés significa para el Partido Revolucionario Institucional el regreso de su principal enemigo político porque es el único liderazgo que les ha ganado una elección estatal, como ocurrió en 2009 cuando se les arrebató la gubernatura por primera vez en la historia de Sonora.

Padrés no es un desconocido para el PRI debido a que el originario de Cananea en 1997 quiso ser el candidato tricolor para competir por la Alcaldía de su ciudad natal, pero la dirigencia estatal se lo negó y, entonces, aceptó la invitación de Manuel Espino Barrientos para sumarse a las filas del PAN. 

En ese mismo año y en esas mismas elecciones ganó para Acción Nacional la diputación local del séptimo distrito.

Además es imprescindible puntualizar que Padrés Elías es descendiente directo del general Plutarco Elías Calles, quien es considerado a nivel nacional como el padre fundador del PRI.

Al exgobernador sonorense tampoco le es indistinto el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) porque la actual alcaldesa de Hermosillo, Célida López, la expanista ahora convertida al morenismo, es una de sus exoperadoras políticas.

El 11 de febrero de 2012, el periodista de Proceso, Arturo Rodríguez, reveló en el reportaje que llevó por título “Sólo Sonora cumplió con Cordero” que Célida López participó en la estrategia política "Operación F-XXI” cuando la política trabajaba en el programa CreSer, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social en Sonora (Sedesson).

La estratagema constaba de enviar a operadores políticos a 22 estados de la República para levantar la precampaña presidencial de Ernesto Cordero, que al final perdió la contienda con Josefina Vázquez Mota.

Según las cifras panistas, Cordero pasó de una aceptación del 16% al 32%, todo con el apoyo de los 250 colaboradores en 22 entidades.

La mapachería sonorense no pasó desapercibida y así lo dejó en claro Padrés: “Yo sé lo que costó… los resultados contundentes que retumbaron a la Ciudad de México, desde Baja California hasta Yucatán. Yo sé lo que costó. No soy ajeno, y lo platicábamos en aquella reunión (el 3 de enero de 2012); no soy ajeno a lo que tuvimos que hacer para obtener ese resultado”.

Adicionalmente, Padrés no se sentiría un extraño en Morena porque en el pasado proceso electoral más de mil de sus correligionarios salieron del PAN para engrosar las filas del partido guinda.

Y no solo eso. En la primera conferencia de prensa ofrecida por el coordinador estatal de los programas de Bienestar, Jorge Taddei, aseguró que no es un “pecado” ser padresista, el “pecado es ser padresista rata”.

En Movimiento Ciudadano tampoco sería ajeno el exjefe del Ejecutivo sonorense porque la actual dirigente, María Dolores del Río, tiene su pasado panista, al igual que Carlos León, el regidor hermosillense quien es otro de los perfiles destacados en el partido naranja.

Finalmente, para el Partido de la Revolución Democrática (PRD), la presencia de Padrés no representa una rivalidad debido a que en 2015, al final del sexenio padresista, el candidato blanquiazul Javier Gándara signó una coalición de "facto" con el perredismo, entonces liderado por José Guadalupe Curiel y, en 2018, PAN y PRD consolidaron el “Frente por Sonora”, que resultó en rotundo fracaso electoral.

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios