INMINENTE RIESGO DE EPIDEMIA POR DRENAJES COLAPSADOS EN CAJEME

Por

en

Enfermedades mortales como la hepatitis están amenazando a los habitantes de Ciudad Obregón como consecuencia de las fugas de aguas negras o aguas de drenaje.

Un estudio en poder del reportero así lo revela y urge a la adopción de medidas dirigidas a enfrentar y solucionar el problema cuanto antes, sobre todo antes del inicio del verano.

El estudio, presentado por las autoridades concentra su atención en los riesgos de enfermedades virales, bacteriológicas y microbianas por las fugas de aguas negras.

Esas aguas, altamente peligrosas contaminan el suelo y el aire, de modo que al evaporarse el agua de esas fugas flotan los contaminantes y van a depositarse en frutas y verduras, de tal manera que la gente ya ha empezado a consumir, en los alimentos, heces fecales.

Establece el estudio que las redes de drenaje fueron construidas hace 40 años ‘y muchas de esas redes se han deteriorado’.

Revela ese estudio que en 1956 se instaló la red de drenaje para la prestación de los servicios de alcantarillado sanitario y alcantarillado pluvial en la ciudad y está, en la actualidad, al borde del colapso.

Agrega el estudio que ‘Debido al impacto en la salud, ambiental, social y económico que causaría el colapso se busca elaborar un diagnóstico situacional de salud en la red de alcantarillado de Ciudad Obregón partiendo del hecho que la contaminación que generan las aguas negras provenientes del sistema de drenaje colapsado provocan infecciones en la población’.

Advierte que las fugas de aguas negras ‘producen la contaminación de los acuíferos afectando la fuente de abastecimiento de agua potable, poniendo en peligro la salud de los usuarios y de la misma manera puede generar problemas de infiltración que satura la capacidad de conducción del sistema colector de aguas residuales, estaciones de bombeo y plantas de tratamiento, incrementando con ello los riesgos a la salud’.

El estudio confirma la existencia en la ciudad de múltiples zonas de derramamiento presentes en calles, patios traseros y delanteros de las casas e incluso en muchos casos registran reflujo y rebosamiento en su interior de ‘aguas servidas’ a través de la tubería de los sanitarios.

‘En otros de los casos se visualiza presencia de aguas negras en las escuelas, parques públicos y sitios de convivencia social, principalmente, así como en lugares donde se expenden frutas y productos que pudieran contaminarse y representar un riesgo al ser consumidas por las personas, sobre todo que pueden condicionar un mosaico de enfermedades infecciosas’.

Las colonias mayormente afectadas son Benito Juárez, Centro, Cortinas, Miravalle, Campestre y Valle Dorado, ‘estos pasajes condicionados por derramamiento de aguas negras y sus consecuencias son muy semejantes cada vez que ocurren en alguna comunidad o población, así como sus efectos por daños a la salud’.

Añade el documento que ‘estas aguas negras son potencialmente riesgosas, ya que en ellas existe un sinfín de microrganismos enteropatógenos que provienen del tracto intestinal que bien pudieran originar un mosaico de padecimientos infecciosos, ya sea de origen viral y/o bacteriano’.

Al evaporarse las aguas negras, agrega el estudio, ‘el material fangoso ya deshidratado y los residuos sólidos restantes será la dispersión de polvos contaminados por las corrientes de aire, pudiendo así, probablemente, contaminar con heces fecales las aguas y alimentos de uso y consumo humano’.

Además, ‘las moscas potencializan el riesgo de la propagación de la contaminación de aguas y alimentos por la presencia de las heces fecales en sus patas’.

Agrega que ‘mientras se puede resolver el problema de fondo es necesario someter a tratamiento estas aguas y tierras contaminadas con heces fecales, como por ejemplo con la aplicación de cal en tierras fangosas, regados con agua hiperclorada, entre otras’.

Entre las conclusiones del estudio se establece que la falta de mantenimiento de esta red, así como su deterioro ha ocasionado múltiples fugas de aguas negras que representan un serio problema para la salud pública, ya que pueden convertirse en potenciales riesgos de que enfermedades como la hepatitis, diarreas, conjuntivitis y dermatitis se incrementen, afectando seriamente la salud de los cajemenses’.

En esas condiciones, ‘se requiere la formulación de un plan que permita a través de sectores de riesgo iniciar la instalación de una nueva red de drenaje’.

Se recomienda mantener una estrecha coordinación con las áreas de Salud, Ecología, Protección Civil y Regulación Sanitaria de la Secretaría de Salud a fin de reducir los eventuales daños a la salud que pudieran propiciar las fugas de aguas negras’.

Por último, establece el estudio, se debe mantener informada a la población y al Cabildo sobre las acciones del programa.

 

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios