DIVISIONISMO EN BÁCUM PEGA EN PAGO DE SUELDOS A POLICÍAS 

Por

en

El divisionismo que prevalece al interior de la administración municipal de Bácum está perjudicando muy gravemente a los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de esa localidad. Al no existir un alcalde que defina los ingresos y egresos del Municipio, los agentes se ven perjudicados en el pago de sus prestaciones. Ni Francisco Villanueva ni Benita Aldama arreglan esta situación.

Cerca de 100 elementos de la Policía del municipio de Bácum pasan por la dificultad de que no les pagan a tiempo sus sueldos desde hace dos meses, cuyo importe quincenal es de 2 mil 800 pesos quincenales. Según informan algunos agentes quejosos, él último pago llegó muy retrasado, les deben la quincena anterior y ya está por llegar la siguiente.

Rigoberto Yépiz, policía de Bácum, dice que la situación por la que atraviesan ya la han expuesto ante diferentes autoridades y que ninguna les ha hecho caso.

“Francisco Villanueva, que se autoproclama como alcalde por decisión propia, nos ha respondido que no puede resolver nada hasta que se defina bien la situación de Bácum, y que no sabe nada al respecto. De parte de Benita tampoco ha habido respuesta”, dice.

Rigoberto, que tiene seis años en la corporación, señala que ellos como Policía no tienen que estar a favor de ningún bando.

“Nosotros cumplimos con nuestro servicio, y no estamos a favor ni en contra de ninguna de las dos partes que se disputan la presidencia de Bácum, somos imparciales. No tenemos nada que ver con la política. Lo que sí nos afecta es la cuestión salarial, la cual no se está cubriendo en tiempo y forma en los últimos dos meses”, aclara.

Agrega que los agentes policiales gastan para trasladarse al trabajo, de llevar comida y buscan la manera de llevar el sustento a sus hogares.

Además, tampoco hay dinero para el combustible de las patrullas, y hasta le han echado ellos mismos de su bolsillo para hacer su trabajo. “Andamos como veladores”, expresa.

 

Policías elevan la voz

Javier Antonio Chávez Gracia, quien tiene un niño de 4 años, dice que el no tener su dinero en la quincena le repercute gravemente porque tiene que mantener a su hijo.

Si bien cuenta con una unidad motociclista para trasladarse a su trabajo, el gasto que representa de gasolina le pega en su economía por no tener su pago quincenal a tiempo.

Menciona que el grupo que se encuentra afuera de Palacio le brinda comida que ellos llevan y que es así como puede alimentarse, porque no tiene ni para comer.

“Hace mucha falta el dinero, no solo por mí, sino por mi hijo que necesita de muchas cosas. Además, uno tiene compromisos de pago y lo nos puedo cubrir, por lo que los intereses se elevan cada vez más”, dice.

Julio César Castro es otro elemento afectado por la impuntualidad en el pago de su quincena e indica que para salir avante en lo que les pagan recurre al apoyo de su familia. Uno de sus tres hijos está con sus padres para que pueda comer.

“Ya estamos a día 8 y no nos han pagado. En mi casa hace falta la comida, hasta sin gas estamos, y luego ya viene la escuela, que representa muchos gastos. Mis hermanos y amigos me han ayudado un poco, pero ese no es el caso, necesitamos nuestro dinero”, exclama.

Para concluir, Julio César dice que muchos elementos no se atreven a quejarse por el temor de perder sus trabajos, que los den de baja.

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios