CASTIGARÁ LA SEMARNAT OMISIÓN EN RÍO SONORA

Por

en

Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador instruyó por segunda ocasión al secretario de Medio Ambiente (Semarnat), Víctor Manuel Toledo, a que se reúna esta misma semana con las víctimas del macroderrame de tóxicos mineros sobre los ríos Sonora y Bacanuchi acontecido el 6 de agosto de 2014.

El motivo de esta nueva instrucción se debió a que el próximo 4 de octubre se cumplirán tres meses desde que ya se le había hecho esta encomienda al secretario Toledo y éste último se reunión con las víctimas, pero a 600 kilómetros al sur de donde se originó el ecocidio.

Durante la conferencia matutina de este lunes en Palacio Nacional, el jefe del Ejecutivo mexicano fue cuestionado sobre las sanciones ambientales contra Grupo México por el incumplimiento de compromisos en los siete municipios afectados y respondió que la visita del titular de Semarnat también estará relacionada con la revisión de los procesos legales contra el consorcio minero.

"Vamos a actuar, la justicia tarda, pero llega", prometió el presidente a los ribereños afectados que han experimentado cinco años de indiferencia gubernamental.

López Obrador destacó que la salud debe prevalecer entre los más de 222 mil afectados que residen en los siete municipios de la sierra baja sonorense: Aconchi, Arizpe, Banámichi, Baviácora, Huépac, San Felipe de Jesús y Ures.

A cinco años de “la mayor tragedia ambiental en la historia de la minería moderna” los afectados no cuentan con agua potables libre de contaminantes, una clínica de vigilancia epidemiológica y atención institucional que les devuelva su acostumbrada tranquilidad.

Paradójicamente, el presidente anhela una resolución al conflicto ambiental en armonía de un acuerdo entre los afectados por la contaminación de los ríos Sonora y Bacanuchi y los dueños de la mina Buenavista del Cobre, propiedad de Grupo México.

“Estamos buscando un acuerdo, una conciliación. Desde luego lo más importante es la salud de las personas, la salud de los mexicanos, nada de contaminación que afecte la salud”, manifestó.

Pero luego justificó: “Pero también tenemos que cuidar las fuentes de trabajo, porque podría cancelarse una mina, y tenemos que ver el efecto porque significa trabajo para obreros y significa también derrama económica para los pueblos”.

El mandatario mexicano aprovechó el foro internacional de “las Mañaneras” para presumir que su gobierno actúa con absoluta libertad y  no está al servicio de ningún grupo de interés creado, una circunstancia que lo diferencia de sus antecesores.

También dijo que deben actuar como verdaderos jueces y tomar en cuenta a todos para no afectar a nadie.

“La mejor vía es el diálogo y el acuerdo, ya cuando se agota el diálogo y el acuerdo, entonces, vamos a ejercer la autoridad”, amagó.

Y acto seguido suavizó: “Esto es lo que estamos procurando resolver en donde encontramos conflictos con la dificultad que hay mucho encono”.

Las palabras del presidente representan una ligera esperanza de los afectados que hoy se debaten entre la impunidad ambiental y la omisión gubernamental.

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios