NIÑEZ, TESTIGO Y VÍCTIMA INVISIBLE DE LA VIOLENCIA

Por

en

Hermosillo. En México asesinan a un niño cada 24 horas, lo que hunde al país en una “crisis” de derechos humanos para la infancia mexicana.

El director de general de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), Juan Martín Pérez García, presentó el 3 de octubre anterior el Balance Anual 2018 en el que reveló que de casi 7 mil niños y niñas que se encuentran en peligro diariamente desaparecen 4 y asesinan a 3.6.

El informe también revela que en el actual gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, ha invisibilizado a los niños y niñas del país, al no considerar a este 30% de la población en las políticas públicas, por la reducciones presupuestales en áreas dedicadas a su atención, prevención y justicia y hasta el acceso a la educación.

“El presidente ni siquiera los menciona en su discurso”, acusó. 

Los daños irreversibles que se le están ocasionando a la niñez habrían sido previstos y prevenidos con el cumplimiento de los Acuerdos Internacionales para una vida libre de violencia en niños y niñas, mismos que fueron firmados por México desde 2015 ante el Pleno de la Organización de Naciones Unidas.

En esos tratados se solicitó al país a cambiar la estrategia en el combate a la inseguridad y violencia, puntualizó el director general de REDIM. 

“También se le pidió evitar que se convierta a México en un régimen militar porque el impacto negativo lo seguirían pagando los 30 millones que integran a la población”, destacó Juan Martín Pérez García.

A cuatro años de aquella firma internacional la violencia señorea en los 32 estados de la República mexicana. 

 

Niños son víctimas o espectadores

Sonora ha experimentado sangrientos días contra la niñez: en su calidad de víctimas colaterales y espectadores de la desgracia.

Los menores son los primeros en llegar a las escenas del crimen que hasta agosto anterior han dejado 809 víctimas mortales, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Esta sobreexposición a la violencia en los niños sonorenses -en su calidad de víctimas y espectadores- tiene sus consecuencias desde el seno familiar hasta la convivencia en sociedad.

La Fiscalía General de Justicia en el Estado plantea cinco ejes rectores para atención a las víctimas en 12 centros de atención a Víctimas del delito, distribuidos en 10 municipios que concentran el 85 % de la incidencia delictiva en el Estado y están integrados por personal especializado, asesoras jurídicas, psicologías y gestoras sociales. 

En la atención de caso específicos, en los que una niña o niño o adolescente ha sido testigo de un delito de alto impacto y ha sufrido pérdida de un familiar cercano, primeramente, se brinda los “primeros auxilio psicológicos” que comprenden: Ofrecer alivio y protección; contener la situación (contención emocional, orientación sobre la situación); e identificar las necesidades que presente menor de edad en el momento (desde las necesidades básicas como son: agua, alimento, vestimenta, y sueño). Una vez cubiertas las necesidades básicas, identificar las preocupaciones inmediatas.

Finalmente, planear acciones y aproximarlo a sus redes de apoyo, así como en el momento indicado iniciar con el proceso terapéutico para trabajar el evento traumático y trabajar con las posibles secuelas emocionales que pudiesen haberse causado. 

De acuerdo con el manual de la FGJE, el psicólogo debe tomar en cuenta la etapa del desarrollo del menor atendido: las circunstancias y características del evento del cual fue testigo y abordar lo anterior con respecto a las particularidades del niño y sus características personales.

“Siempre que existe un delito de alto impacto los ministerios públicos mediante oficio, remiten la información a las peritos en psicología para que inicien el proceso de acompañamiento y atención a las víctimas colaterales o indirectas con toda confidencialidad”, indica el protocolo.

Este es el primer asomo que realiza Última Palabra a esas víctimas invisibles: Los niños. La segunda entrega recorrerá los más tristes testimonios de esta violencia en Sonora. 

 

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios