LAS MADRES BUSCADORAS DE SONORA SIGUEN RASTRO DE LOS DESAPARECIDOS

Por

en

Hermosillo. A estas madres en búsqueda de sus hijos no las detiene ni el cansancio.

El más nuevo de los colectivos de rastreadoras en la entidad, Las Madres Buscadoras de Sonora, apenas cumplieron seis meses de actividad y ya han localizado los restos óseos de 75 personas en Hermosillo y Puerto Peñasco.

Este último, el centro turístico más importante del noroeste sonorense, se ha convertido en el vertedero clandestino de cadáveres más grande registrado en la historia moderna de la entidad.

En el paraje conocido como camino a La Ostionera 2, a unos ochos kilómetros sobre el límite sur de Puerto Peñasco, se encontraron 54 cuerpos sin vida, algunos de ellos semienterrados.

El primer día, el miércoles 23 de octubre, encontraron al final de una laguna de oxidación cuatro “tesoros”, como ellas llaman a los restos encontrados porque representan el regalo del consuelo para las angustiadas buscadoras y sus familias.

Para el jueves 24, en las inmediaciones del camino a La Ostionera 2, donde existen cooperativas de mujeres para la colecta de moluscos, se logró el hallazgo de 13 cadáveres. Y ya el viernes 25, se encontraron otros 278 cuerpos más, para arribar la macabra suma de 44.

Y el 10 de noviembre anterior, la Fiscalía General de Justicia en el Estado confirmó que otros 10 cuerpos fueron encontrados en las inmediaciones a las granjas ostioneras rocaportenses.

De este máximo hallazgo, a los 21 cuerpos encontrados en Hermosillo, la ciudad capital, en donde se libra una guerra fría entre grupos delincuenciales antagónicos que se disputan las rutas de armas, drogas, dinero y personas de México hacia Estado Unidos y viceversa.

Únicamente, en el denominado Buen Fin, del sábado 16 y domingo 17 de noviembre anterior, Las Madres Buscadoras de Sonora encontraron tres cuerpos más al sur de Hermosillo.

Cecilia Flores Armenta, líder de las nuevas rastreadoras sonorenses, dijo que este colectivo se formó el pasado 4 mayo cuando “desaparecieron” a su hijo Marco Antonio.

A Cecilia le han llevado a tres de sus hijos:  Alejandro Guadalupe, de 21 años, “levantado” durante 2015 en Los Mochis, Sinaloa; a Marco Antonio, de 32 años, y Jesús Adrián, de 16 años.

La buscadora dijo que solo ha recuperado a Jesús Adrián, el más pequeño de sus hijos, quien fue devuelto con vida una semana después de que se lo llevaron sus captores el 4 de mayo y lo regresaron 10 de mayo anterior, como “regalo” del Día de las Madres, relató la angustiada jefa de familia.

Las Madres Buscadoras de Sonora suman a más de 210 integrantes entre sus filas y se mantienen tras la pista de 600 familiares, en calidad de desaparecidos desde 2015 a la fecha, en Cajeme, Caborca, Puerto Peñasco, Santa Ana, Altar y Hermosillo.

“Les digo (a las madres buscadoras) que no perdamos la fe, ni la voluntad, porque ellos (los desaparecidos) en algún lugar de la tierra nos están esperando”, expresó Cecilia.

Sonora se ubica en el cuarto lugar nacional entre los estados con mayor número de fosas clandestinas y restos encontrados en ellas, debido a que en el periodo comprendido del 1 de diciembre de 2018 al 14 de agosto de 2019 se ubicaron 41 fosas y se hallaron 65 osamentas.

La anterior estadística se desprende del informe presentado por la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración, de la Secretaría de Gobernación (Segob), el 30 de agosto anterior, durante el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada.

Y del 1 de diciembre de 2018 al 14 de agosto de 2019, en Sonora se ubicaron 41 fosas, en las que se encontraron 65 cuerpos.

En el panorama presentado en aquella “mañanera” se presentó un histórico de fosas clandestinas ubicadas de 2006 al 14 de agosto de 2019, en el que la entidad contaba con acumulado de 91 fosas y de donde se habían desenterrado 115 cuerpos.

 

FGJE apoya a las madres buscadoras

Claudia Indira Contreras, fiscal general de Justicia del Estado de Sonora, dio a conocer en entrevista que están a la disposición de darle seguimiento en cuanto ellas interpongan una denuncia respecto a sus búsquedas y los detalles sobre las personas.

“Siempre estaremos en contacto con los distintos colectivos, como ya lo hemos venido haciendo con los colectivos de Guaymas, Empalme, Hermosillo, Nogales, de Puerto Peñasco, Magdalena, pero solamente salvo con ese caso y con el poblado Miguel Alemán donde nos ha faltado afinar la coordinación, porque debemos estar enterados todos nosotros antes de iniciar una búsqueda, porque debemos de prever situaciones tanto del personal operativo como del pericial que se involucra en esos casos”.

Señala que el apoyo consiste en la dotación de las herramientas, agua y todo eso que conlleva el realizar una búsqueda, así como el personal forense, por ejemplo.

“Ellas siempre van a contar con el apoyo y actualmente ya está con nosotros una antropóloga forense que viene de parte de la Comisión Nacional, que está dándose a la tarea de trabajar con las osamentas encontradas en Puerto Peñasco”.

 

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios