CÉLIDA LÓPEZ, ENVUELTA ENTRE DRAMA, TRAICIONES Y AMENAZAS

Por

en

Hermosillo.- La asertividad no es la principal cualidad de la alcaldesa de Hermosillo, Célida Teresa López Cárdenas.

La jefa munícipe de la capital sonorense es más reconocida por su escandalografía política, que por sus aciertos en la administración pública.

El breviario que Última Palabra ha preparado para esta semana parte desde que la política originaria de Puerto Peñasco trabajó en la Secretaría de Desarrollo Social durante el sexenio de Guillermo Padrés y concluye con las declaraciones en las que llamó “pendejos” a todos los expresidentes municipales de Hermosillo.

 

Acá inicia el recuento:

El 11 de febrero de 2012, el periodista de Proceso, Arturo Rodríguez, reveló en el reportaje que llevó por título “Solo Sonora cumplió con Cordero”, que Célida López participó en la estrategia política "Operación F-XXI” cuando la política trabajaba en el programa CreSer, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social en Sonora (Sedesson).

La estratagema constaba en enviar a operadores políticos a 22 estados de la República para levantar la precampaña presidencial de Ernesto Cordero, que al final perdió la contienda interna con Josefina Vázquez Mota.

La mapachería sonorense no pasó desapercibida y así lo dejó en claro Padrés: “Yo sé lo que costó… los resultados contundentes que retumbaron a la Ciudad de México, desde Baja California hasta Yucatán. Yo sé lo que costó. No soy ajeno, y lo platicábamos en aquella reunión (el 3 de enero de 2012); no soy ajeno a lo que tuvimos que hacer para obtener ese resultado”.  

Luego en 2015 cuando se desempeñó como subsecretaria del desarrollo Social en Sonora, fue revelado que en esta dependencia cobraron desde 2009 a 2015 las mensualidades de 685 pensionados fallecidos.

En una revisión a la Cuenta Pública de 2015 es posible observar el desvío de 685 mil pesos mensuales, supuestamente, entregados a adultos mayores sin vida, como lo confirmaron las actas de defunción encontradas en la Dirección de Registro Civil.

Después, como presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, desde el Congreso del Estado en el periodo de 2015 a 2018, protegió al ombudsman sonorense Raúl Ramírez Ramírez.

El finado abogado, Juan Antonio Ortega, en representación de decenas de ciudadanos, solicitó al Congreso local el inicio de un juicio político contra el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Raúl Arturo Ramírez Ramírez, por el supuesto incumplimiento de un deber legal, blanqueo de dinero en Estados Unidos, riqueza inexplicable y ejercicio abusivo de funciones.

En la solicitud de juicio político contra Ramírez Ramírez se añaden copias de cuentas bancarias que acumulan 20 millones de pesos en transacciones en el periodo de 2012 a 2015, cantidad injustificable si se compara con los 93 mil pesos que recibe mensualmente en ingresos.

La petición de juicio político también se fundamentó en la contratación injustificada de 100 empleados, conocidos como "aviadores”.

 

Más escándalos

El intento de lloriqueo que protagonizó la alcaldesa hermosillense Célida Teresa López Cárdenas durante su primer informe de gobierno se convirtió en una burla nacional.

Los noticieros de todos los linderos de la geografía nacional consignaron y lamentaron el melodrama montado por la jefa munícipe capitalina la mañana del 16 de septiembre de 2019.

El amague de llanto fue motivado por la incapacidad municipal de pavimentar las calles de Hermosillo, en donde el 60 por ciento de la superficie de rodamiento ya cumplió su tiempo de vida útil.  Es decir, 16 de los 24 millones de metros cuadrados de las vialidades hermosillenses cumplieron 40 años de existencia, sin mantenimientos preventivos e ineficaces atenciones correctivas.  

“La gobernadora me dice que no llore, que tengo que ser fuerte… Yo qué más quisiera que pavimentar toda la ciudad”, sollozó Célida López mientras se enjugaba las lágrimas.

Después justificó: “Todos los lunes nos enfrentamos a un estado financiero y a las cuentas bancarias de la ciudad”.

Esta no es la primera vez que la presidenta municipal se decanta por un melodrama en público ante la precariedad del municipio hermosillense. El mismo día que rindió protesta también intentó romper en llanto después de conocer las deplorables condiciones que guardaban las arcas municipales al término del trienio del alcalde, Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, alias “El Maloro”.

“Aunque en esta administración no tengo un quinto, les juro que se sentirán orgullosos de mí en el gobierno. Yo voy a demostrar que esta será la administración más ejemplar en el norte del país y de todo México”, desenfundó Célida López la mañana de 16 de septiembre de 2018 frente a unos mil invitados que asistieron a la ceremonia de Cambio de Poderes, organizada en el auditorio del Cobach Villa de Seris.

Los desplazamientos político-escénicos no son poca cosa ni nada nuevos en la trayectoria de Célida López. El 20 de mayo de 2018 durante el arranque de campaña por la alcaldía de Hermosillo lanzó las más grandes de sus amenazas: ¡Agárrense, ahí les vamos, les vamos a partir su madre!

La otrora candidata de la coalición "Juntos Haremos Historia” tuvo como testigos de honor a Alfonso Durazo Montaño y a Lilly Téllez, al secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana y a la senadora de la República por Sonora, respectivamente, cuando eran parte de la fórmula coalicionista para llegar a la Cámara Alta mexicana.

Aquel discurso estuvo plagado de acusaciones sobre desvíos, desfalcos y corrupción en contra de las autoridades municipales de extracción priista.

Esas palabras dieron al traste con las que también pronunció el 5 de julio de 2018 cuando anunció al gabinete municipal que la acompañaría.

“Voy a guardar cada tuit de esos reporteros, cada columna de esos reporteros, la voy a guardar y la tendré en mi escritorio muy presente”, amagó en conferencia de prensa.

Y luego denostó: “Hay gente que está dictándole a los medios de comunicación, a esos que son viles servidores del sistema”.

 

Todo tienen un fin

La reseña concluye con la entrevista que concedió el 4 de febrero anterior al periodista Luis Alberto Medina, durante el noticiero matutino de Proyecto Puente.

"Gente muy pendeja ha gobernado Hermosillo", escupió la alcaldesa y le causó un sinnúmero de señalamientos en redes sociales.

Estas declaraciones se escucharon en el ánimo triunfalista de la presidenta, quien acababa de acordar el retiro de la concesión millonaria sobre el alumbrado público y con el anuncio que también existe la posibilidad de acabar con un contrato leonino en el que Hermosillo paga 300 pesos a una compañía por cada tonelada de basura que se recoge en esta capital.

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios