EN MEDIO DE PANDEMIA, INICIAN DESPIDOS

Por

en

Lo que se esperaba, el fantasma de los despidos y desempleo hizo su aparición en Sonora en plena contingencia sanitaria por el Covid-19.

Esta semana inició con la liquidación de entre 250 y 300 trabajadores de la empresa Yazaky de Ciudad Obregón, quienes fueron liquidados en medio de la pandemia, misma situación que viven el 60 por ciento de los empleados del sector restaurantero del municipio de Cajeme, quienes han sido retirados de sus labores ante la baja venta que presenta.

Eso no es todo, fuentes allegadas a la industria maquiladora aseguran que los despidos van a continuar y se prevén que solo en esa empresa manufacturara superan los mil.

La situación con las plantas 1 y 2 de Yazaky en Ciudad Obregón, fue denunciada porque a sus trabajadores los hicieron ir con engaños, ya que fueron citados en horarios escalonados, supuestamente para recibir una plática de capacitación por el Coronavirus.

Fue así, que poco a poco fueron saliendo de la planta las personas con sobre en mano, que no era otra cosa que su liquidación, la cual recibieron al ser obligados a firmar como renuncia voluntaria, por contingencia sanitaria.

A decir de algunas de estas personas, quienes decidieron mantenerse en anonimato, recibieron el pago justo por el tiempo de labores, como una joven que recibió 21 mil pesos por 6 meses de trabajo.

Sin embargo, la misma persona comentó a Medios Obson durante transmisión en vivo, que prefería mantener su trabajo y el sueldo fijo.

Otro joven quien dijo haber laborado por casi un año, no estaba seguro de cobrar la indemnización, ya que consultaría para ver si demandaba o no a la empresa.

Esta situación no fue corroborada por parte de los organismos locales, quienes desconocen si alguna otra planta va a despedir gente o recortar su personal.

 

Restauranteros se mantienen

A pesar de haber anticipado el cierre de algunos negocios del sector restaurantero, los patrones han decidido jugársela y mantener sus empresas abiertas, ya que al menos mantienen circulando su dinero y el empleo para algunos de sus trabajadores.

De acuerdo con las cifras que tiene la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Ciudad Obregón, de una plantilla de 2 mil 500 trabajadores, entre meseros, cocineros y otros, mil 500 ya fueron enviados a sus casas ante la falta de trabajo.

Raúl Ayala García, presidente de la cámara en Ciudad Obregón, aseguró que cada año, mayo era uno de los mejores meses del año, ahora, no van a sacar ni para pagar las rentas, electricidad y sueldos.

“No hay opción de empleo para ellos, sencillamente porque no hay empleos que ofrecer ante las bajas ventas; ahorita estamos operando al 30 por ciento de las ventas promedio”, señaló.

 

Piden regreso escalonado

Al igual que la Canacintra, la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Ciudad Obregón, está solicitando a las autoridades de Salud en el estado, que pongan fecha ya al regreso de las actividades no esenciales.

Jesús Nares Félix, presidente de la cámara, ofreció conferencia de prensa virtual, en la cual expuso la situación del comercio local, el cual, tiene aproximadamente a 600 empresas cerradas, unas por no ser actividad esencial, y otras por las bajas ventas que tienen.

De acuerdo a las cifras que presentó en su exposición, el 50 por ciento de los afiliados a Canaco pertenecen a las empresas con actividades no esenciales, pero ante la poca demanda de algunos productos, entre el 60 y 65 por ciento de estos comercios han cerrado.

“Esta situación es preocupante, y que no haya una fecha de apertura para ese tipo de empresas, complica más las cosas”, señaló Nares Félix, quien destacaba la comunicación que tienen con la Secretaría de Desarrollo Económico en el estado, donde entregaron la lista de estos negocios, para que puedan justificar sus operaciones y abrir lo antes posible, respetando las medidas de salud necesarias.

Al igual que Canacintra, en Canaco proponen una apertura escalonada y ordenada de las empresas, tanto de esenciales como no esenciales.

“Nosotros estamos solicitando abrir estratégicamente algunos comercios, algunos que no tuvieron acceso a los créditos ofrecidos por los gobiernos, estatal y federal, y que ya no tienen para pagar sueldos e insumos”, destacó.

La situación patronal es igualmente complicada, aseguró el vicepresidente de Coparmex en Ciudad Obregón, José Antonio Jaime Ortega.

Al cumplirse los primeros 30 días de la declaratoria de emergencia por parte del gobierno estatal, los patrones no están obligados a mantener el pago de los sueldos a los trabajadores, pero tampoco han podido abrir sus empresas.

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios