PROYECTO DEL ACUAFÉRICO, LLENO DE IRREGULARIDADES; RECHAZAN SU INSTALACIÓN

Por

en

Los precedentes de impunidad y desacato producto de la soberbia de los gobiernos que llevan a cabo acciones en base a la imposición, no deben regresar a Sonora por ningún motivo. Esto representa el ramal norte (acuaférico) que pretende ejecutar, mediante el sobreendeudamiento, el Municipio de Hermosillo, con la intención de conectarlo al ilegal acueducto Independencia que indebidamente trasvasa aguas de la Presa Plutarco Elías Calles “El Novillo”.

Es muy evidente que las actuales autoridades municipales, de extracción afín a quienes construyeron en pleno desacato dicho acueducto, quieren dar continuidad a las ilegalidades que desde el principio proyectaron.

Enrique Chong Rivas, productor del Valle del Yaqui, comentó que no es posible que se proponga autorizar una obra que a todas luces va acompañada de una serie de irregularidades que se derivan de la ilegal obra del acueducto independencia sobre el cual existen 5 juicios de amparo concedidos en favor de los módulos de riego del Distrito de Riego del Yaqui; dos juicios en favor de la tribu yaqui y uno más en favor del Ejido Lázaro Cárdenas.

Además de dos controversias constitucionales de los municipios de Cajeme y San Ignacio Río Muerto, que resuelven la ilegalidad en la construcción y operación de la obra, así como en la emisión de los títulos de asignación adquiridos por la Comisión Estatal del Agua para la operación del acueducto Independencia.

En dichos juicios se advierten los daños irreversibles que causa el acueducto independencia a la cuenca del Río Yaqui y sus usuarios, incluyendo a la tribu yaqui.

 

Acto de ilegalidad

Chong Rivas comentó que es ilógico e injustificado que pretendan endeudar a la población cometiendo un acto de ilegalidad, dando continuidad a la obra del acueducto cuando ya se tienen los juicios legales suficientes para desmantelar este acueducto que tanto daño le ha hecho al estado.

“Además, los sonorenses no podemos seguir pagando los altos costos que implica su operación ya que es una obra ambientalmente dañina, construida ilegalmente y económicamente inviable su operación y mantenimiento. Eso lo conocen muy bien quienes administran las arcas municipales de Hermosillo y quienes no incluyeron en la exposición de motivos la real situación que guarda el acueducto y sus obras adicionales”.

“Hemos estado esperando la actuación de los gobiernos estatal y federal para que de una vez por todas acaten las resoluciones de la Suprema Corte y de las instancias que ya resolvieron la ilegalidad de esta obra y se dé el desmantelamiento de la misma, ya que es un mal precedente el que se está manifestando al no acatar estas órdenes de la autoridad judicial”.

 

Acaparan recursos hídricos

Pretenden seguir creciendo a costa de afectar al sur del estado y no permitir el desarrollo de los municipios del sur cuando alrededor de la capital tienen inmensas extensiones de cultivos como viñedos, cítricos, nogal; de igual manera una cantidad desmedida de represos ganaderos en la cuenca alta del Río Sonora y tanto los cultivos como los ranchos beneficiados son de los mismos desarrolladores que traen el plan de aumentar la extracción del agua de la presa Plutarco Elías Calles “El Novillo” para sus negocios inmobiliarios y acaparando los recursos hídricos de una manera desmedida, tal como lo están haciendo con las aguas residuales que deberían estarse intercambiando para el beneficio de la población.

Finalmente, comentó que es mejor buscar alternativas sustentables que aporten más agua al estado de Sonora, de forma tal que se logre el desarrollo equilibrado de las diversas regiones de nuestra entidad, para beneficio de todos los sonorenses y no solo de unos cuantos.

 

‘Opera ilegalmente’

Hay constancia jurídica de que el acueducto opera ilegalmente, pues carece de Manifiesto de Impacto Ambiental, dijeron Alberto Vizcarra Osuna y Alejandro Olea Güereña, quienes al respecto comentaron que la Suprema Corte ordenó consulta a la Tribu Yaqui, misma que no concluye y advirtió que si antes de finiquitada dicha consulta se demostraban afectaciones irreparables a etnia con la operación del acueducto, éste se debería de cancelar.

“Las afectaciones fueron demostradas por un peritaje convenido en el protocolo de la consulta y realizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. No obstante, Semarnat continúa sin obedecer dicho dictamen que tiene valor jurídico y, por lo tanto, efecto vinculatorio al proceso de la consulta”, dijo Vizcarra Osuna.

“Los productores rurales, la Tribu Yaqui y el Movimiento Ciudadano por el Agua, no consentimos estos abusos frente al gobierno de Calderón y su complicidad con el corrupto de Guillermo Padrés, tampoco los admitimos frente al omiso de Peña Nieto y no los aceptaremos de parte de un gobierno que todo lo transforma en el discurso, pero en los hechos se sujeta a las inercias que imponen los que en el afán de apalancar sus grandes negocios inmobiliarios pretenden desviar las aguas del Río Yaqui a la ciudad de Hermosillo”, dijeron.

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios