VACÍO DE PODER EN FGR SE EVIDENCIA CON LA VIOLENCIA

Por

en

Hermosillo.- ¿Qué ha hecho Pavel Humberto Núñez Moreno para estar al frente de la delegación sonorense de la Fiscalía General de la República?

Pues nada, literalmente. En una ocasión defendió a la entonces candidata senatorial Lilly Téllez y perdió todas las demandas que inició por supuesta violencia de género contra el exdirigente estatal priista, Gilberto Gutiérrez; en detrimento de tres tuiteros de Cajeme y los comunicadores integrantes de la Mesa Cancún.

La Sala Regional Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió que la denuncia en ningún momento acreditó “calumnia o violencia de género” en la querella contra el exlíder tricolor.

Pável Núñez tampoco logró argumentar con suficiencia sus alegatos por los presuntos mensajes de amenazas tuiteras debido a que no iban "contra de la normativa electoral”.

Y sobre los señalamientos de la Mesa Cancún, el TEPJF dictaminó: “La entrevista se desarrolló dentro de los límites que permite la labor periodística y que las pruebas presentadas son insuficientes para comprobar su difusión en televisión, radio o Internet”.

El vertiginoso ascenso de Núñez Moreno es más inverosímil si se toma en cuenta que unos días antes de asumir la delegación Sonora de la FGR se dedicaba a verificar el reclutamiento de jóvenes y entrega de la Cartilla Militar, desde la Secretaría del Ayuntamiento hermosillense con Célida López.

Su cargo era de director de Servicios de Gobierno en el Municipio de la capital sonorense.

Según la periodista Mónica Miranda, corresponsal sonorense de Uno TV, el delegado es originario de Hermosillo aunque cuando fue premiado con el galardón Valor Juvenil, en 2010, se dijo ser empalmense.

Ahora, tiene 35 años de edad, fue anunciado como titular de la delegación el 7 de diciembre de 2018 y cuenta con estudios de doctorado en Derecho Penal por el Centro de Estudios Superiores en Ciencias Jurídicas y Criminológicas.

Tiene una Maestría en Derecho Procesal Penal, así como una especialidad en Juicios Orales y es abogado por la Universidad Sonora. 

Ha ejercido el Derecho privado, laboró en la Secretaría de Educación y Cultura, entre 2011 y 2015; trabajó en la Subdelegación de Procedimientos Penales, Zona Centro, de la PGR en 2010.

Asimismo estuvo en el Poder Judicial de la Federación entre 2007 y 2010 ocupando los cargos de secretario particular de magistrados de circuito.

 

Experiencia rebasada por los delitos

La experiencia laboral y trayectoria académica referida no le ha servido para contener o revertir la violencia en Sonora.

Durante su primer año de actividades, en 2019, la entidad se registraron 6 mil 656 delitos del fuero federal, acorde a lo presentado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Bajo la guardia del actual delegado se desbordó la violencia con respecto a los años anteriores.

Por ejemplo, en 2018, se perpetraron 4 mil 351 delitos federales. Es decir, durante 2019 se aumentó en 2 mil 305  el número de ilícitos.

De enero a mayo de 2020, se han cometido 1, 924 delitos en Sonora, a un ritmo de 384 crímenes mensuales del orden federal.

En 2019, predominó la posesión de narcóticos con 217 casos; las irregularidades cometidas por funcionarios federales suman 123 carpetas de investigación ; huachicoleo, 124 expedientes; y por narcomenudeo, 385 querellas.

Y en los primeros cinco meses de este año, se acumulan al por mayor los delitos patrimoniales con 316 carpetas de investigación; y 346 denuncias por contravenciones a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

En síntesis: De diciembre de 2018 a mayo de 2020 se han cometido 8 mil 580 delitos federales en territorio sonorense.

A un promedio mensual de 504 ilícitos; unos 16.5 crímenes diarios que trasgreden la normativa federal.

 

Tragedias a sus espaldas

Núñez Moreno también carga con la responsiva de la masacre en Bavispe del 4 de noviembre de 2019, cuando 9 integrantes de la familia Langford-Miller-LeBarón (tres mujeres y seis niños) fueron acribillados.

Una tragedia que sacudió al mundo entero y fue atraída para su investigación por parte de la FGR.

De la misma manera está obligado a ofrecer justicia en el asesinato del director y fundador de Medios ObSon, Jorge Miguel Armenta.

No ha ejercido su facultad para atraer la carpeta de investigación, que a dos meses de distancia, todavía está en poder de la Fiscalía General de Justicia en el Estado.

Y no solo eso: La omisión criminal alcanza a la fiscalía estatal y la federal.

El organismo de procuración de justicia en Sonora no integra la carpeta de investigación y la FGR no ejerce su facultad de hacerse del caso.

En sí, ni siquiera existe una sola línea de investigación, por lo que se advierte una deliberada inacción legal.

Sobre los hombros de Pavel Núñez también está el “Caborcazo”, donde una centena de camioneta cruzó de sur a norte la geografía sonorense y ninguna autoridad observó el convoy.

Estos mercenarios hilaron tres días de ataques armados en la costa, zona rural y urbana de Caborca mientras que la autoridad solo reaccionó como testigos de la desgracia.

Montaron inútiles patrullajes en La Perla del Desierto de Altar unas 14 horas después del narcositio que dejó casi una decena y media de muertos; una gasolinera calcinada; casas quemadas, cinco personas desaparecidas y dos inocentes ejecutados. 

En los primeros 20 meses de la gestión del delegado solo podría recordarse por considerar que es urgente actualizar los mapas de grupos delictivos debido a “reajustes”.

Incluso presumió que se tienen detectados a los grupos delincuenciales que operan en la entidad, se necesitan hacer reajustes para su identificación.

“Hay mapas delincuenciales donde se tienen detectados los grupos delictivos; se tienen que actualizar porque derivado de los sucesos presentados en los últimos meses”, asegura el titular de FGR Sonora

Y concluye: “Ha habido reajustes en los grupos criminales, y son las agencias de inteligencia que retroalimentan las actualizaciones”.

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios