CONSTELLATION BRANDS QUIERE CONVERTIR A MÉXICO EN EL "BARRIL DE CERVEZA” DE EU

Por

en

Hermosillo. La compañía Constellation Brands, que cotiza en el mercado bursátil con las siglas STZ y STS.B, tiene el “envidiable” problema de satisfacer la creciente demanda anual de cerveza en los Estados Unidos.

Esta imperiosa demanda obliga a la trasnacional a contradecirse en público y privado; a acaparar agua en las zonas donde se establece y a enemistarse con los pobladores de esas localidades porque compiten por los escasos recursos hídricos.

Constellation Brands proyecta triplicar sus niveles de producción en su cervecera de Cajeme, de un inicial 2.5 millones de hectolitros a 8.5 millones de hectolitros, y en la misma escala crecerá su necesidad de agua.

De acuerdo a un Reporte de HSBC Securities Inc., fechado el 28 de junio de 2018 y en poder de Última Palabra, Sonora habría de convertirse en el “Plan B” de producción tras el rechazo recibido en Mexicali.

"La expansión en Sonora puede ser sensata, ya que podría ayudar a mitigar el potencial de interrupciones del suministro en caso de que la planta de Mexicali se retrase o cancele”, precisa el largo informe del banco a sus inversionistas.

Y alerta: “La condición de sequía extrema en el estado de Sonora influirá en el discurso de la comunidad local".

No es para menos esta última advertencia. En primera instancia porque no están claros los volúmenes de agua a los que tiene acceso la trasnacional.

La compañía Cervecera de Obregón S. de R.L. de C.V., tiene la concesión 02SON 152865-09FMDA18, para extraer 2.5 millones de metros cúbicos anuales de agua, en dos anexos subterráneos.

Según la Comisión Nacional del Agua esta es la única concesión en poder de la empresa y tiene un plazo de 10 años a partir del 9 de septiembre de 2015, con posibilidad de prorrogarla un decenio más, si realiza el trámite seis meses antes del 9 de septiembre de 2025.

Este recurso hídrico fue transmitido en sus derechos por el Distrito de Riego del Río Yaqui S. De R.L. De TI y C.V., el 21 de febrero de 2018, con la firma de Gustavo Barreda Astiazarán, "anterior director de Administración del Agua”.

El Registro Público de Derechos de Agua (Repda), en su versión en línea, arroja otros datos.

A nombre de Cervecera de Obregón S. de R.L. de C.V. también existen otros tres títulos más que suman 2.1 millones de metros cúbicos (Mm3).

Los títulos vigentes son: SON 102491 de 900,000 m3 del 17 de agosto de 2012; SON 122270 de 750,000 m3, del 15 de agosto de 2001; y SON 100107, de 450,000 m3, del 3 de noviembre de 1994.

El organismo Agua Para Todos confirma los datos del Repda: Constellation Brands extrae en su totalidad del acuífero 554, del Valle del Yaqui, 4.6 mm3 al año.

Pero los reportes periodísticos locales, nacionales e internacionales informan que la propia empresa estima un consumo de 6 Mm3 anuales en las instalaciones de Cajeme.

Así, con este “modus operandi” de las contradicciones, de los reportes parciales y el “secuestro" de la información oficial construye su impunidad.

Debido a que en Sonora la mayor preocupación es el agua, el presente escrito agotará la información en este sentido.

En informes periodísticos se tiene que Constellation Brands ha anunciado que su planta en Cajeme crecerá su producción a 8.5 millones de hectolitros (Mhl) anuales para el 2022.

En cambio, los inversores de HSBC Securities Inc. solo tienen en cuenta que esta sucursal crecerá hasta los 8 Mhl. Otra de las tantas inconsistencias.

Constellation Brands presume que cada litro de cerveza producida requiere 3.19 litros, aunque los estándares internacionales y la propia empresa reconoce (en su propio portal oficial) que el rango de uso industrial para este fin es de 3.53 litros.

Basándose en los propios términos de la empresa: Los 8.5 Mhl que pretende producir se convierten en un total 850 millones de litros, los cuáles divididos entre mil, serían en 850 mil metros cúbicos.

Estos 850 mil metros cúbicos hay que multiplicarlos por los 3.19 litros que dice la empresa necesita para producir cerveza, y se tiene que, en total, para su producción, requiere de 2 millones 711 mil 500 metros cúbicos de agua.

La proporción es sencilla: 35% del agua se convierte en cerveza y el 65% restante en los procesos auxiliares, como lo explica Iván Martínez Zazueta, de Geografía Septentrional, en el texto titulado “Las contradictorias cifras de Constellation Brands”.

Entonces, los 2.5 Mm3 que asegura Conagua son los únicos en posesión de la trasnacional, no le alcanzan para su proceso de producción, ni para las necesidades fisiológicas del personal.

Los volúmenes que presume la empresa -en público y en privado- son increíbles hasta para los directivos de HSBC Securities Inc. quienes en el reporte antes citado señalan lo “limitado” del informe cuantitativo.

“Su rendimiento es mejor que los datos promedio en la industria (cervecera)… pero se limita a un solo año (2017), los datos no ofrecen una sensación de progreso de un año a otro. Lo mismo es para su negocio de vinos y licores”, advierten a inversores.

La realidad le plantea otra complejidad al mundo de fantasía desarrollado por Constellation Brands: El acuífero del Valle del Yaqui solo tiene una disponibilidad de agua de 2.2 mm3.

El Acuerdo por el que se actualiza la disponibilidad media anual de agua subterránea de los 653 acuíferos de los Estados Unidos Mexicanos, difundido el 4 de enero de 2018, establece que el Valle del Yaqui, con clave 2640, recarga 564 mm3 anuales; presenta descargas por 50 mm3 y Conagua ha comprometido 511.8 mm3 en concesiones, permisos, títulos y demás.

Por lo que el acuífero apenas y tiene una disponibilidad de 2 millones 252 mil 208 metros cúbicos de agua.

Así de estresado está el acuífero en términos oficiales. Sus inversores lo saben y observan tres soluciones, con sus respectivas complejidades:

"La expansión de Sonora puede ser prudente, pero la política del gobierno nacional de México aún es relevante. Además, la condición de sequía extrema en el estado de Sonora influirá en el discurso de la comunidad local.

"Constellation Brands podría construir una cervecería más al sur. Una planta puede ser más fácil de instalar en otra área del país, pero más al sur implica tarifas de transporte más largas. Sin embargo, asegurar una nueva instalación retrasaría Constellation Brands al menos 3 años”.

"El acuerdo de exclusividad de Heineken con su mayor cliente en México, Oxxo, expira en 2020. Creemos que es posible que Oxxo pueda abrir sus tiendas a la competencia de Heineken con ABI, y que hasta el 10% de la capacidad nacional de Heineken podría quedar inactivo… Heineken podría ser una opción, pero esta firma holandesa podría necesitar un acuerdo estratégico más grande que solo tarifas temporales de preparación de contratos”.

El "modus operandi”

La forma soterrada en el que Constellation Brands se interna en las comunidades ha sido su tumba política. El ejemplo más grande, literalmente, es su planta en Nava, Coahuila.

La planta en aquel estado es la más grande de todo el mundo desde 2017.

De esta forma lo describe Iván Martínez Zazueta, para Geografía Septentrional:

"Hasta 2016, la planta de la transnacional Ab InBev-Grupo Modelo localizada en Calera, Zacatecas era considerada la planta cervecera más grande del mundo, al contar con una capacidad de producción de 24 millones de hectolitros anuales.

“Pero en 2017 se concluyó la expansión de la planta en Nava, Coahuila, alcanzando una capacidad de 25 millones de hectolitros. Con este incremento, la llamada Compañía Cervecera de Coahuila, propiedad de Constellation Brands, desplazó a la planta de Calera, convirtiéndose en la fábrica de cerveza más grande del planeta".

Esta fama mundial le costó la infamia a Constellation Brands: el 28 de junio de 2016,  el alcalde de Zaragoza, Coahuila, Leoncio Martínez Sánchez, le escribió una brevísima carta al entonces gobernador Rubén Moreira.

“Para la cervecera Constellation Brands hay suficiente (agua) y la población carece del servicio”, sintetizó.

La misiva fue replicada en una infinidad de medios de comunicación nacionales e internacionales.

Esa vez se denunció que la cervecera gasta cerca de mil 200 litros de agua por segundo (la mitad de la capacidad de bombeo del acueducto Independencia) mientras que el abasto a la población es insuficiente.

“Desde hace quince años, en el municipio de Zaragoza se ha tenido el desabasto de agua potable, en los meses de junio, julio y agosto los mantos acuíferos se abaten al 50%”, advirtió el otrora edil de Zaragoza, municipio que cuenta con 17 mil habitantes, quienes sufren la escasez de agua por más de dos décadas.

La joya de la corona en omisiones, contradicciones, y aberraciones es la planta de Mexicali.

Los ciudadanos organizados empujaron a una consulta ciudadana que tuvo verificativo el 21 y 22 de marzo de 2020.

La población votó a favor de que no se terminaran de construir esas instalaciones.

El Universal informa que Diana Álvarez Maury, subsecretaria de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos, detalló en La Mañanera del pasado 23 de marzo que en la consulta realizada ese fin de semana en Mexicali, el 76.1% de los ciudadanos votó en contra de que se terminara de construir la planta de cerveza de la empresa Constellation Brands.

La subsecretaria indicó que como consecuencia, la Comisión Nacional del Agua (Conagua), no otorgó los permisos correspondientes para que la planta operara y, entonces, el gobierno federal se pondría en contacto con la empresa para subsanar los daños.

Para la consulta en total votaron 36 mil 781, de los cuales, 27 mil 973 se manifestaron en contra (76.1%); otros 8 mil 547 (23.2%) votaron por la construcción y operación de la empresa cervecera; así como unos 261 nulificaron sus sufragios (0.7%).

Hace unos cinco meses, la cervecera Constellation Brands habría de iniciar el trámite de compra de permisos para abastecerse de agua vía “pozos”, así como de volúmenes rescatados del valle agrícola de Mexicali para continuar en esa ciudad.

El gobernador Jaime Bonilla y directivos de la empresa están intercambiando estos volúmenes de agua y su adquisición vía pozos, además del transporte mediante un acueducto.

La compra de los permisos sería para los pozos utilizados por usuarios del Valle de las Palmas, entre las ciudades de Tecate y Ensenada, así como los de Laguna Salada, que se ubica a pocos kilómetros de donde se construye la cervecera.

Estas emergentes acciones no borran el negro pasado de la empresa.

La “opinión técnica” de Alfonso Cortez Lara, doctor e investigador el Consejo Nacional de Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), retrata de cuerpo entero a la compañía.

El estudio fue elaborado a solicitud del Instituto Estatal Electoral (IEE) de Baja California, como parte de una petición de plebiscito que derivó en la consulta ciudadana.

En 36 cuartillas definió el “modus operandi” que le ha atraído un sinnúmero de problemas a la trasnacional.

Falta de transparencia en los documentos, desde el principio; prometió iniciar de 5 millones de hectolitros anuales (Mhl), pero su finalidad era llevar las instalaciones a tope: 20 Mhl.

Aunque Iván Martínez Zazueta puntualiza que, en Nava, la planta cervecera más grande del mundo, también empezó en 20 Mhl y está por llegar a los 30 Mhl. La de Mexicali guarda las mismas proporciones hasta en el área que ocupan las instalaciones y una frenética expansión no podría descartarse.

De regreso al documento avalado por Conacyt, en Mexicali se tienen diferentes estimados en el consumo de agua: desde el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) hasta en otros documentos oficiales de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali (CESPM).

La congruencia no se le da a Constellation Brands: “Es notorio el alto grado de inconsistencias e imprecisiones mostradas en el MIA y los otros documentos oficiales en cuanto a los volúmenes de agua que la planta cervecera requeriría y dispondría para su operación”, resaltó el investigador.

Pero la más grande aberración es el contrato de confidencialidad que signó con una dependencia de gobierno, un sujeto obligado en materia de transparencia.

Sí. Para abastecerse de agua Constellation Brands celebró un contrato de carácter confidencial con Servicios Públicos (la CESPM) el 20 de octubre de 2015, a fin de recibir un volumen de hasta 20 Mm3 de al agua al año para la construcción y operación de la planta cervecera, de los cuales 15 Mm3 al año se tomarían del acuífero del Valle de Mexicali y 5 Mm3  de agua superficial.

La firma desea establecerse como el “vecino corporativo” amigable, pero los hechos no lo permiten.

Este es en síntesis un rosario de acciones negativas emprendidas por Constellation Brands basada en los hechos, el lector ya puede interpretar. 


Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios