SELLO DE LA DELINCUENCIA ORGANIZADA: ENTERRAR CADÁVERES EN LA CLANDESTINIDAD

Por

en

Hermosillo. Demoledoras son las noticias más recientes sobre hallazgos de cadáveres y fosas clandestinas en Sonora.

Las búsquedas son cada vez más intensas, más cruentas e inverosímiles por los lugares en los que se han ubicado estos cementerios de la delincuencia organizada.

Cajeme y Puerto Peñasco se ubican en el Top 10 de entre los municipios con más fosas clandestinas de México.

Los ayuntamientos son: Tecomán, Colima; Úrsulo Galván, Veracruz; Ahome, Sinaloa; Acapulco, Guerrero; Mazatlán, Sinaloa; Playa Vicente, Veracruz; Puerto Peñasco, Sonora; Manzanillo, Colima; Cajeme, Sonora; Ciudad Juárez, Chihuahua.

En esta decena de municipios se concentra el 41.7 por ciento de las fosas y el 31.4 por ciento de los cuerpos exhumados, según el informe de la Secretaría de Gobernación al 7 de octubre de 2020.

Por tal motivo se vuelve urgente hacer un recuento de los hallazgos logrados por colectivos de búsqueda en la entidad.

El grupo más longevo es el de Las Guerreras Buscadoras de Sonora, fundado en enero de 2018, por María Teresa Valadez Kinijara, en su intención de localizar a su hermano Fernando.

Hasta mayo de 2019, Guerreras Buscadoras, habían localizado 59 "tesoros", como ellas llaman a los cuerpos encontrados, porque representan una joya de tranquilidad para los familiares de los desparecidos.

A las Guerreras Buscadoras de Sonora se les atribuye la detección de 39 cadáveres en el Campo 30, de Cajeme, entre 1 de marzo y el 14 de abril de 2019.

Le sigue Madres Buscadoras de Sonora, el colectivo de rastreo con mayores hallazgos en la entidad: 220 cuerpos sin vida.

Fundado el 4 mayo de 2019 por Cecilia Patricia Flores, quien busca a dos de sus hijos: Alejandro Guadalupe, desparecido en Mochis, Sinaloa el 2015 y Marco Antonio en mayo de 2019.

"Conforme más buscamos, más desaparecidos se suman a la lista. Por más de que intentamos reducir esa cantidad, con constantes hallazgos, nos damos cuenta que hay más desaparecidos de los que se dice", expresó Cecilia Patricia.

Las Madres Buscadoras de Sonora han extendido 3,000 fichas de búsqueda en 19 meses de rastreos ininterrumpidos.

Paralelamente, han encontrado a 12 personas en condición de calle "muertos y enterrados para sus familias que los buscaron por años" y 32 personas más localizadas en centros rehabilitación.

El mayor hallazgo de Las Madres Buscadoras de Sonora se registró en octubre de 2019, en un predio contiguo al camino que lleva a "La Ostionera 2", cuando ubicaron 54 cadáveres.   

Otro de los grupos más representativos son: Las Rastreadoras de Ciudad Obregón, conformado el 10 de mayo de 2019.

Su primera búsqueda fue el 12 y ese mismo día tuvieron su primer hallazgo. A noviembre de 2020 acumulan 69 cadáveres encontrados.

El colectivo de más reciente creación es el de Madres Buscadoras por la Paz, a cargo de Cecilia Delgado, quienes han ubicado 100 personas muertas.

La mayor hazaña de esta agrupación es ubicar el predio al fondo del fraccionamiento Altares, de Hermosillo, donde se encontraron 23 cuerpos, incluyendo el hijo de Cecilia, el joven Jesús Ramón, quien había desaparecido el 2 de diciembre de 2018.

A este grupo también pertenece, la señora Enedina, quien localizó a su hijo Víctor, el 14 de septiembre anterior, y fue retransmitido por redes sociales infinidad de veces, por el llanto desgarrador de la rastreadora.

 

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios